La SERIE I trata con lo básico de la Fe personal y cuidadosamente coloca un fundamento firme para el crecimiento. Tanto el nuevo creyente como el que tiene varios años de andar en la fe se pueden beneficiar de la enseñanza que aquí se presenta.

El concepto de llegar a ser un discípulo es central en todo el mensaje y misión de Jesús. El término “discípulo” es una palabra muy descriptiva, dando una idea clara de lo que significa seguir a Cristo. Después de que Jesús fue crucificado y resucitado de entre los muertos dio a sus seguidores —sus discípulos— un mandamiento específico: mientras van, “haced discípulos” en todas las naciones. El registro más claro de este mandamiento aparece en Mateo 28:19–20:

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas lascosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros hasta el n del mundo. Amén.

En este mandamiento, Jesús establece la misión de la iglesia. El mandato específico es “hacer discípulos”. ¿Qué es lo que significa exactamente la palabra discípulo? Existen dos ideas principales en cuanto al término.

El primer aspecto tiene que ver con llegar a ser un seguidor, un adherente, llegando a ser un seguidor de una persona o de su enseñanza. El segundo describe a un alumno, un aprendiz que está aprendiendo la enseñanza. Ambos conceptos están incluídos en el mandato de Jesús.

Jesucristo también explica “cómo” se hacen los discípulos. Él les dice que vayan, bauticen y enseñen. Deben ir para llevar el mensaje a todas las naciones. Deben bautizar –identificar públicamente a los creyentes con Jesús, su enseñanza y su comunidad de seguidores.

Deben enseñar a “obedecer” cuidadosamente todas las cosas que Él mandó.

Este manual de estudio está diseñado para llevarlo a través de
un proceso simple de examinar la Biblia por sí mismo y que usted cuidadosamente piense sobre lo que significa ser un discípulo de Cristo. También tiene el objetivo de guiarle al punto de hacer un compromiso con Jesucristo y sus enseñanzas.


En este manual, Perteneciendo a una Familia de Familias: Primeros principios de la vida en comunidad, nos enfocaremos en la iglesia local como una familia de familias. Este es el diseño de Dios para sus discípulos -ser parte de una familia de creyentes, la familia de una iglesia local.


A nosotros, como cristianos, se nos da el propósito fundamental, la misión fundamental—cumplir la misión de Jesucristo. Él está edificando Su Reino para toda la eternidad. Es nuestra tarea hacer discípulos de Jesucristo a través del mundo. Es también nuestra tarea seguir Su plan
al edificar este reino. Recibimos este encargo de Aquel a quien seguimos. Pero, no podemos cumplir este encargo como seguidores solitarios; puesto que Cristo, nuestro Señor, tiene un plan. El corazón de este plan es llevado a cabo a través de una comunidad de propósito, la iglesia.

En este manual, examinaremos el plan de Cristo e identificaremos cómo podemos participar de lleno en este plan. Pocos cristianos conocen que Cristo tiene un plan especí co para cumplir Su misión, que tiene una estrategia global.


En este manual, nos acercaremos de una manera radicalmente diferente a los hábitos del corazón. Dios nunca tuvo la intención de que basaramos nuestra vida en un conjunto de hábitos individualistas, sino sobre una vida completa que se desarrollara a partir de la vida
en familia y en comunidad. No debemos aprender de la Palabra solamente, sino también de las disciplinas de todas las esferas de la vida. Dios cuidadosamente diseñó estos hábitos para guiar nuestras vidas, y que de esta manera Cristo pueda morar ricamente en nuestros corazones, resultando en vidas transformadas.